5 buenos consejos para seducir con el contenido



Se ha dicho miles de veces en los últimos tiempos que el contenido es el rey. Esta premisa, que es una obviedad, hace que algunos, los que escribimos a menudo en formatos digitales y cada vez más dejamos el boli de lado, pongamos enseguida nuestra mente a funcionar. Nos motiva y nos ilusiona a partes iguales; es la excusa perfecta para dejar la vaguería, la tele o ese postre que estabas arruinando y ponerte a escribir como un loco.
Pero vamos a ver, me asaltan dudas: ¿escribir lo primero que se te venga a la cabeza sin pensar en nada más? ¿Esa es la mejor fórmula para que salga un post perfecto, inspirador, informativo, ejemplarizante o entretenido? No sabría qué decirte. 


Por una parte hay expertos blogueros que están a favor de esta iniciativa. Siempre puedes corregir o suprimir luego lo que crees que debe ser corregible. Pero por otra parte los hay quienes prefieren darle al coco antes y ordenar sus ideas aparte para luego plasmarlas en un post de 10.


¿Y tú qué opinas? Te dejo que elijas. Mientras tanto te voy a ir dando una serie de consejos para que tu blog tenga el mejor contenido posible. No son míos, sino sacados de blogueros y expertos en marketing que entienden un poquito de esto. Ya sabes que no hay verdades absolutas, ¿ o sí?.


*De regalo va un consejo mío que, creo, no puede falta en ningún post.


 

1. Elige tu público objetivo y abónate a la calidad


Saber si un contenido digital es de calidad es un asunto, digámoslo subjetivo. Aunque en la práctica el que manda siempre es el señor Google, la calidad de un artículo en un blog viene dada por otros cientos o miles de señores y señoras que se llaman lectores, los potenciales clientes de tu blog (tanto si quieres vender, atraer visitas o comercializar tus servicios u otros en particular).

Tus lectores son los que van a levantar el pulgar o a bajarlo en cuanto escaneen tu post.

Y no solo por el contenido sino por el diseño también. Para agradar a estos inteligentes lectores, que han aprendido a elegir lo que de verdad les importa, los expertos recomiendan seleccionar antes el público objetivo y planificar lo que quieres conseguir con el post.

A continuación busca la diferenciación y aporta algo novedoso o con un enfoque diferente.

2. Busca, busca y busca


Y cuando hayas encontrado de mil maneras aquello que creas que puede ser un pelotazo o que te parece realmente interesante para el público objetivo de tu blog, entonces plásmalo en la pantalla. Hay veces que sin buscar llega la inspiración o sientes la necesidad de contar algo que crees que puede funcionar. Si es así, primero asegúrate que no se te han adelantado. Para eso está Google.

Una vez recopilado los datos contráctalos con diferentes fuentes, porque recuerda que el ciberespacio puede ser una mina de oro o una billetera llena de billetes falsos. Hay mucho conocimiento inadecuado que circula por la red como si fueran las verdades del barquero.



3. No escribas para Google sino para tus lectores


Que un blog debe estar optimizado para mejorar su posicionamiento en los buscadores es más que conocido hoy en día. Figurar en las primeras posiciones no es tarea fácil pero si se consigue puede ser la salvación de un blog.

El tráfico lo es todo. Para ello ya sabemos que hay que posicionar palabras claves en cada artículo, crear enlaces....en definitiva todo lo que abarca el SEO. 

Pero si planeas tu post solo pensando en Google y olvidas una buena redacción con sentido y lógica, sin faltas gramaticales y ortográficas, sin una estructura y un desarrollo coherente, sin mucha repetición de keyword...es decir, si olvidas al lector estarás condenando tu blog a una muerte segura.



4. Cuida el título y el primer párrafo


El titular, lo que primero llama la atención de un artículo, es lo más importante. Se trata de la primera visión que tiene el lector de tu artículo en una red social o al buscar en Google. En milésimas de segundo tiene el poder de captar la curiosidad de tus potenciales clientes o de que pasen de él olímpicamente. 

Hoy en día parece que ya está todo dicho e inventado pero no es así. Siempre hay alguna manera de llamar la atención con algo novedoso o darle una vuelta de tuerca a una frase miles de veces repetida.
Lo importante es ser concisos, breves y que el titular sea fácil de entender. 
 
También funciona lo extravagante, llamativo, humorístico o provocativo. Depende del contexto.

Pero el primer párrafo de la entrada también es trascendental. Aquí puede quedar resumido de forma clara de lo que va a tratar el resto del texto o podemos dejar al lector con suspense y atraerle para que le den ganas de seguir leyendo el post. Se trata de capturar la atención y convencerle de los beneficios que va a obtener si lo sigue leyendo.



5. Incluye imágenes y vídeos


¿Pero que tu blog no tiene ni una sola imagen, ni siquiera de esas prediseñadas que tan antiguas nos parecen?. ¿Y vídeo?, ¿tampoco? Pues a que esperas. No hay nada que resulte más rollo y que canse más que un párrafo enorme de texto sin nada más. Y en la era multimedia es un pecado.


¡Qué sabio es ese refrán que dice "una imagen vale más que mil palabras"! Cualquier imagen que añadas entre textos va a dar otro realce al contenido. Puede que te ayude a contar la historia y, seguro, captará mucho más la atención de tus lectores. Por lo menos hará que no se aburran ni echen una cabezadita entre tanta letra. Además si luego lo piensas compartir en redes sociales, una buena imagen puede hacer que tu post sea viral.


Tienes muchos recursos para conseguir imágenes libres de derechos y también vídeos. Las últimas estadísticas dicen que el vídeo está aumentando como factor fundamental a la hora del posicionamiento. Es la hora de la reproducción y no la puedes desaprovechar. Puedes enlazar o hacerte un videoblogger.



6. Consejo regalo de un servidor


Mantén siempre la empatía con el lector y, sobretodo, aplica el sentido del humor en todo lo que hagas. No solo en los contenidos sino también en la vida. Es más si lo tienes en tu vida lo tendrás en tus contenidos. Para malas noticias ya tenemos los telediarios todos los días.

¿Debe llevar tilde la letra o si va entre números?



Una de las novedades ortográficas de los últimos tiempos en la lengua española ha sido dejar sin tilde la conjunción o, vaya donde vaya.

Solo, ¿se acentúa?



"Solo", tanto si es adverbio como adjetivo, no debe llevar tilde nunca aunque cuando hay ambigüedad en la frase y es un adverbio conviene cambiarlo por "solamente" o "únicamente".




Internet y la revolución de escribir



De cómo hemos cambiado desde que en 1993 internet se convirtiera en dominio publico y en qué han repercutido las nuevas tecnologías de la información en los profesionales de la escritura.


¿Qué puede hacer un Community Manager por tu marca?


La aparición de los medios sociales ha cambiado el sistema. En ellos se habla, se opina, se modifican las imágenes de las marcas… y la tuya posiblemente aún no esté presente o no sepa estar.
Un buen Community Manager le salvará del abismo.




Redactor y escritor


¿Cómo te defines, como redactor o como un escritor? ¿En qué se parecen y se distinguen cada uno de estos oficios artísticos?




El arte de escribir

De cómo la capacidad de transmitir emociones e ideas con la palabra escrita se convierte en un arte y una pasión.


el arte de escribir